Con 100 actuaciones en 24 locales, el Jazz Fest estará presente en todo St.

Steve Heckler es el Johnny Appleseed de los programadores de festivales de jazz. Cada verano, durante un fin de semana, coloca actuaciones de jazz en directo en todos los lugares que puede de la ciudad de San Pablo. Paul. Piensa que si el jazz está en todas partes -fácil de encontrar y casi imposible de evitar-, a la gente le gustará y la música prosperará.

El Festival de Jazz de las Ciudades Gemelas de 2015 comienza oficialmente esta noche con 24 actuaciones en casi 20 lugares, interiores y exteriores, repartidos por toda la ciudad, como el Mears Park Stage (el corazón del festival), el Amsterdam, Arnellia’s on University, Bedlam Lowertown, el Black Dog, el Bull Dog, Camp Bar, Heartland, el St. Paul Hotel, el nuevo Vieux Carré del Dakota (en el antiguo espacio del Barrio de los Artistas) y el Como Lakeside Pavilion.

El viernes se amplía a un segundo escenario en Sixth Street, Union Depot Plaza y el Tiffany Sports Lounge de Ford Parkway, entre otros. El sábado, el día más importante del festival, baila en el flamante Estadio de los Santos.

Para cuando los últimos rezagados abandonen la jam session final en el Vieux Carré el domingo por la mañana, se calcula que 35.000 personas habrán escuchado a más de 400 artistas de jazz en 100 actuaciones en 24 lugares. El sábado por la tarde podría haber hasta 7.000 personas en el estadio de los Saints para ver a Dr. John como cabeza de cartel.

Sinceramente, la única manera de no escuchar jazz en St. Paul este fin de semana es salir de la ciudad.

Heckler es el director ejecutivo del festival. Lo puso en marcha en 1999 con un evento de un día en la Plaza Peavey de Minneapolis que atrajo a 3.000 personas en lugar de las 300 previstas, y luego se mantuvo en las buenas y en las malas: crecimiento en Minneapolis, expansión a St. Paul. En 2008, con la crisis económica, la financiación se agotó y se tomó la decisión de suspenderla.

Joe Spencer, director de arte y cultura de la oficina del alcalde de St. Paul, Chris Coleman, entró en escena montado en un caballo blanco. A la ciudad le gustaba el festival. Era bueno para Lowertown, que empezaba a estar en auge. Se encontró financiación y los patrocinadores dieron un paso adelante, pero sólo en St. Paul. Minneapolis era historia.

Desde 2009, el Jazz Fest es uno de los momentos culminantes del verano en la ciudad. Y sigue siendo una forma de esparcir las semillas. En palabras de Heckler: “Si el resultado final es que hemos creado más conciertos para los músicos de jazz, más formas de ganarse la vida con ello porque a más gente le gusta y está dispuesta a contratarlo y la forma de arte sobrevive, hemos sido un éxito”.

MinnPost: ¿Es este el mayor festival de jazz de las Ciudades Gemelas?

Steve Heckler: Sí, con diferencia. Nuestro objetivo es hacer crecer el festival de jazz, para que el arte del jazz llegue a más y más gente. Llegar a más gente con esta forma de arte para que la conozcan. A medida que nos expandimos a más lugares, más personas se verán afectadas por el jazz sólo por estar allí.

MP: ¿Qué novedades hay este año?

SH: Estamos en el estadio de los Saints y en el parque Rice. Son dos de los grandes. Estamos ampliando el alcance de lo que ocurre en Union Depot. Se convertirá en otro escenario principal. Estamos en el nuevo pabellón de Como Park.

Toda la calle Wacouta será como un mercado de jazz, con artistas y vendedores de comida desde el parque Mears hasta el Depot. Los artistas de Lowertown expondrán sus obras.

MP: Han contratado a su primer director artístico, el baterista neoyorquino Francisco Mela. ¿Cómo está ayudando a dar forma al festival?

SH: A medida que nuestro evento crece, queremos ser capaces de pensar como un festival. Lo hemos reservado en función de lo que nos gusta, de quién está disponible, de quién está en ruta, de quién no ha estado aquí, de quién encajaría bien. Comprobamos lo que hacen otros festivales, leemos Downbeat y recibimos muchos consejos.

Mela ha contratado festivales antes. También ha sido batería de McCoy Tyner [y otros artistas de jazz]. La gente le conoce. Tiene un conocimiento más íntimo que el mío. Empezamos a pensar: “¿Por qué no traemos a alguien que pueda pensar temáticamente en lo que funciona, que pueda mezclar y combinar?”. Mela puede llamar a [el trompetista] Nicholas Payton a su teléfono móvil. Yo no puedo hacerlo. Mela puede pensar: “Este grupo será bueno con esa banda, ese músico… He trabajado con esa persona, que sería buena para un clinic”. Mela recomendó traer a [los cabezas de cartel del festival] Chris Potter y Dave Holland. Payton toca con el Crash Trio [de Mela].

Deja un comentario