Roy Hargrove, trompetista de jazz ganador de un Grammy, muere a los 49 años

Roy Hargrove, un incisivo trompetista que encarnaba la promesa más brillante de su generación de jazz, tanto como joven administrador de la tradición del bebop como puente inteligente hacia el hip-hop y el R&B, murió el viernes por la noche en Nueva York. Tenía 49 años.

La causa fue un paro cardíaco, según su representante de toda la vida, Larry Clothier. Hargrove había sido ingresado en el hospital por motivos relacionados con la función renal.

Hargrove, un solista enérgico con un tono que podía evocar tanto el acero bruñido como un suave resplandor dorado, fue una presencia galvanizadora en el jazz durante los últimos 30 años. Elegante y de complexión delgada, desprendía un carisma astuto y chispeante sobre el escenario, ya fuera en una jam session nocturna o en una gran sala de conciertos. Su capacidad de combustión y bravura era igualada por su compromiso con el lirismo, especialmente cuando afinaba una balada con el flugelhorn.

Hargrove también es conocido por su presencia vital en el movimiento de fin de siglo conocido como neo-soul. Hizo contribuciones cruciales a Voodoo, el álbum de época de D’Angelo, publicado en 2000. Ese mismo año apareció en Mama’s Gun, de Erykah Badu, y en Like Water for Chocolate, de Common, y más tarde formó su propio proyecto híbrido, The RH Factor, con el objetivo de fomentar el diálogo entre el jazz moderno, el hip-hop y el R&B. Pero Hargrove siempre mantuvo su posición en la tradición del jazz convencional; consideraba sus incursiones en otras formas de música negra como una extensión de esa tradición, más que como un alejamiento de ella.

Surgió a finales de la década de 1980, en un momento cultural en el que su precocidad y aplomo suponían una forma de moneda de cambio en el jazz. Su primer álbum, Diamond in the Rough, se publicó en el sello Novus de RCA en 1990. Poco después, salió de gira con un paquete llamado Jazz Futures, en el que participaban otros jóvenes portadores de la antorcha, como el saxofonista alto Antonio Hart y el bajista Christian McBride.

Hargrove no tardó en ganarse la codiciada aprobación de sus mayores, no sólo del saxofonista alto Bobby Watson, que le proporcionó parte de su primera experiencia en un estudio de grabación, sino también del titán del saxo tenor Sonny Rollins, que lo incluyó en un tema llamado “Young Roy” en 1991 (y también en el concierto de su 80º cumpleaños en 2010).

A medida que iba adquiriendo su propia experiencia, Hargrove se mostró generoso como mentor. Entre los músicos más jóvenes que respondieron a su muerte en las redes sociales se encontraba el también trompetista Ambrose Akinmusire, que escribió en Twitter: “No creo que estuviera vivo si no le hubiera conocido cuando lo hice. Estoy muy agradecido de haber podido decírselo a la cara como un hombre adulto”.

Roy Anthony Hargrove nació el 16 de octubre de 1969 en Waco, Texas, hijo de Roy Allan y Jacklyn Hargrove. Creció en Dallas, donde asistió a la Booker T. Washington High School for the Performing and Visual Arts, un imán artístico del que también salieron Erykah Badu y Norah Jones.

El primer músico de jazz que le causó una gran impresión fue David “Fathead” Newman, un saxofonista tenor más conocido por su larga colaboración con Ray Charles; era nativo del área de Dallas, y Hargrove lo escuchó en una asamblea de la escuela secundaria. Luego, en 1987, Wynton Marsalis escuchó a un adolescente Hargrove en una clínica en el Booker T. Washington y quedó tan impresionado que invitó al joven trompetista a participar en su concierto de esa semana en Fort Worth.

Hargrove asistió al Berklee College of Music con una beca durante 18 meses, antes de trasladarse a la New School de Nueva York. En la estrecha comunidad de músicos de jazz, la fuerza meteórica de su llegada sólo era comparable a la de Marsalis una década antes.

Hargrove ha ganado dos veces el Grammy, en dos categorías ilustrativas: mejor álbum instrumental de jazz en 2003 por Directions in Music, con un supergrupo post-bop con el pianista Herbie Hancock y el saxofonista Michael Brecker; y mejor interpretación de jazz latino en 1998 por Habana, un proyecto afrocubano innovador grabado en La Habana.

Al principio de su experiencia en Nueva York, en 1992, Hargrove y un socio, Dale Fitzgerald, firmaron el alquiler de un loft en el Bajo Manhattan con la intención de encontrar un lugar para practicar y ensayar. Tres años después, Hargrove y Fitzgerald se asociaron con Lezlie Harrison para convertirlo en un espacio de actuación sin ánimo de lucro, The Jazz Gallery. Aunque se trasladó a una nueva ubicación en 2013, The Jazz Gallery sigue siendo un centro integral para la música. Hargrove siguió tocando allí, al igual que nunca dejó de ser un fijo de la noche en Smalls.

Le sobreviven su esposa, la cantante y productora Aida Brandes; una hija de una relación anterior, Kamala Hargrove; su madre, Jacklyn Hargrove; y su hermano menor, Brian Hargrove.

Junto con su quinteto -una excelente unidad de hard-bop que publicó un álbum llamado Earfood en 2008, y que fue grabado en The Village Vanguard en 2011 por WBGO y NPR Music- Hargrove dirigió intermitentemente una big band. A menudo sustituía a uno de sus muchos tótems de trompeta en la Dizzy Gillespie All-Star Big Band. Y siguió participando y apareciendo como invitado especial; aparece de forma destacada en un álbum publicado el año pasado por el cantante y pianista Johnny O’Neal.

Durante varios años, Hargrove luchó contra el abuso de sustancias y los problemas que conlleva. En 2014, se declaró culpable de posesión de cocaína en un tribunal penal de Manhattan y fue condenado a dos días de servicio comunitario.

Pero las personas cercanas a Hargrove dicen que recientemente había hecho grandes progresos con cualquier problema de dependencia. “Fuera lo que fuera durante muchos años, se redujo radicalmente, drásticamente, en el último año o dos”, atestigua Clothier. “Estaba jugando muy bien; realmente se había recuperado. Esta última gira que hicimos en Europa fue lo mejor que le he oído tocar en los últimos 10 años”.

Hargrove tenía previsto actuar el sábado 3 de noviembre en un servicio de vísperas de jazz en la iglesia baptista Bethany de Newark (Nueva Jersey), en el marco del TD James Moody Jazz Festival.

Deja un comentario